Páginas

viernes, 28 de agosto de 2009

Genealogía de los Mejía Arango y Arango Mejía: origen del trabajo

Desde hace aproximadamente ocho años, Luz Virgina Arango Mejía y Diana Londoño Arango, tuvieron la loca idea de iniciar un trabajo de investigación sobre la genealogía de nuestras familias (Los Arango, descendientes de Don Joaquín Arango Gómez y Doña Sara Mejía Toro).

Desde España, me fué solicitada la colaboración la cual inicialmente encontré bastante complicada, pero en la que decidí trabajar y así fué como inicié la recopilación de datos, con la orientación y colaboración permanente de Cecilia Arango Mejía, mi prima (Y mi madrina de bautismo por demás). Finalmente, Luz Virgina y Diana se olvidaron del tema; me quedé solo con la labor iniciada pero le dediqué todo el entusiasmo del mundo: encontré el asunto bastante entretenido y muy intersante. Se invirtió mucho tiempo y además algo de dinero en la ejecución de la recolección de datos y de fotos, porque fueron muchos los lugares y los parientes visitados.

Conocí (Vía internet) muchísima gente intersante y dedicada a esta labor, por ejemplo a Enrique Pareja Mejía, de Medellín , a Jesús Arango Fernandez de Pravía en España. Jesús es profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Oviedo y publica periódicamente entradas en un blog llamado "La vuelta al día de los Arango". En ese blog encontré los orígenes de nuestra familia Arango en Asturias, España.

Posteriromente el trabajo se amplió a la investigación genealógica de la familia Mejía, así que decidí averiguar en forma paralela a los Mejía y a los Arango, tanto por mis apellidos como por los de Cecilia Arango Mejía, quién ha sido mi principal colaboradora y orientadora.

Hoy día, tengo una publicación de 250 páginas donde se encuentran los tópicos mas interesantes de nuestras familias (Mejía Arango y Arango Mejía): los orígenes en España incluyendo los significados de los apellidos, sus escudos de armas, las descendencias, en el trabajo he recopilado las fotografías desde nuestros bisabuelos hasta nosotros, y las generaciones que van después de nosostros.

Esta es la introducción de la obra (Los textos entre comillas son tomados del libro de Gabriel Arango Mejía, Genealogías de Antioquia y Caldas):

"La genealogía busca el camino, la huella que viene detrás de cada uno de nosotros y que se plasma en el apellido. Los apellidos no son sginificativos de nobleza, predestinación o aristocracia. El apellido es un hilo que nos va conduciendo por los vericuetos y enmarañadas relaciones sociales, económicas y políticas, que muchas veces descubren el origen de nuestras familias, o nos develan las razones de odios ancestrales, de guerras regionales o de amores imposibles". Se pueden complementar estos apartes del libro de Gabriel Arango Mejía con la siguiente frase tomada de Don Quijote de la Mancha: "De nada sirven los blasones, si quienes los heredaron no han sabido honrar a sus mayores".

En este trabajo, tratamos de "recopilar la historia de nuestros antepasados, de las huellas que nos dejaron y que ahora recogemos como un homeneje a nuestra propia vida" (Tomado de Enrique Pareja Mejía): es un homenaje a esos hombres y mujeres que se abrieron paso por las montañas de Colombia, buscando un mejor futuro para su descendencia, en un país que aunque tenía guerras, en cierta menera era un país más limpio, un país sin tanta tecnología, donde se llevaba una vida sencilla y de la cual nosotros, quienes ahora elaboramos este trabajo, vivimos en borde de su extinción para contarla.

Era un país más sencillo, donde la familia tenía un papel preponderante en la sociedad; que tenía errores cierto es, pero que tenía principios, donde la palabra se respetaba como un tratado, con unos hombres y mujeres quienes nos infundieron valores, nos enseñaron a respetar a los demás, a querer la tierra y el país donde nacimos, a creer en un Ser Superior y a confiar en El. Esta es una manera de honrar a nuestros mayores, mostrando el camino de ellos, de los que nos precedieron, quienes nos dieron sus raíces y nos brindaron alas.

Siendo niño, oía hablar de un libro que contenía la historia de nuestros antepasados, quienes eran, de donde venían; la existencia de este libro siempre me despertó curiosidad y antes que todo un interés especial, pues siempre me produjo inquietud, saber quienes fueron mis ancestros. Cuando decidí iniciar el trabajo, el cual como mencioné antes fué idea de Luz Virginia Arango Mejía y Diana Londoña Arango, el libro no existía, había sido quemado por razones que no conozco completamente. El libro se llamaba "Genealogías de Antioquia y caldas", escrito por Gabriel Arango Mejía.

A partir de allí, decidí emprender la búsqueda del libro, el cual fué finalmente ubicado en una librería de la ciudad de Manizales y fué entonces el punto de partida del trabajo de las genealogías de nuestras familias: los Mejía Arango y Arango Mejía, ascendientes y descendientes de Joaquín Arango Gómez (Y Sara Mejía Toro) y Valentín Mejía Toro (Y Ana Rosa Restrepo Alvarez del Pino). Desde hace unos ocho años, me he dedicado con la colaboración y orientación de Cecilia Arango Mejía, a recopilar y organizar toda la información; de Cecilia vinieron los lineamientos, pues Ella conoce cada una de las estripes de estas familias, sus origenes y sus conexiones.

En el trabajo "Genealogía de nuestras familias Mejía Arango y Arango Mejía", aunque todavía incompleto en algunos apartes, tratamos de cumplir con el postulado propuesto arriba, honrar a nuestros mayores.

BERNARDO MEJIA ARANGO, Guadalajara de Buga, Colombia, 28 de agosto de 2009.

1 comentario:

  1. hola primo::
    esta muy interesante el hacer este trabajo y me divierte mucho llerlo. un abrazo
    luzvirginia

    ResponderEliminar